¿Quienes sómos?

Somos la sección de Juventud de Unificación Comunista. Nos constituimos en el III Congreso realizado en el año La formación contó con el respaldo unánime del conjunto de los delegados. Tras nuestro nacimiento iniciamos la batalla por nuestra legalización, tras 3 años de trabajo en Agosto de 2021 recibimos la noticia de que estábamos oficialmente legalizados por el Ministerio de Interior. Desde entonces hemos llevado un trabajo activo por abordar los principales problemas de la juventud: Educación, precariedad laboral, feminismo, cambio climático. Por eso, uno de nuestros principales objetivos es formar parte de los consejos de la juventud, para contribuir en la transformación social.

Educación.

Es uno de los pilares de nuestra sociedad y uno de los sectores más duramente golpeados. Planes de estudio como la ley Wert o la LOGSE ha provocado por un lado, la disminución de la calidad de los contenidos que se enseñan. Y, por otro lado, un progresivo abandono de los cursos educativos superiores. Llegando a un punto donde solo 1 de cada 3 menores de 25 años estudian en la universidad. Queremos otros destino para los estudiantes de
nuestro pueblo, por eso estamos por una educación nacional, científica, democrática y al servicio del pueblo.

Nacional: Ha de estar al servicio de los intereses y necesidades de nuestro pueblo, y no puede estar dirigida desde Washington y Berlín. No podemos aspirar a tener un futuro distinto para nuestro país si primero no somos nosotros los que decidimos qué tipo de educación queremos.
Desde aquí nos oponemos al plan Bolonia y toda esa serie de recortes a nuestra educación
enviadas desde el fondo monetario.
Democrática: Los planes educativos se han de decidir entre profesores y alumnos. De la misma forma que los alumnos están en evaluación continua, losprofesores también tienen que estarlo y rendir cuentas de los resultados: «no hay malos alumnos sino malos profesores». Hay que crear e impulsar en los centros de enseñanza un órgano donde estén representadas ambas partes y se
tomen las decisiones importantes en plano de igualdad.
Científica: Los planes de estudio tienen que estar al servicio de conocer el mundo para poder transformarlo en beneficio de la gente. En combate al pensamiento dominante donde «todo es ciencia” que emborrona su verdadera finalidad. «Con el fin de lograr la libertad dentro de la sociedad, el hombre utiliza la ciencia social para comprenderla, transformarla y realizar la
revolución social.»
Al servicio del pueblo: Exigimos una educación destinada a desarrollar las ramas del conocimiento que más benefician a nuestro pueblo. No somos máquinas que se incorporan a una fábrica al acabar de estudiar.

Juventud Trabajadora.

En 2019, los jóvenes parados suponen casi el 50% de 16 a 19 años y se va reduciendo conforme va aumentando la edad. De 20 a 24 existe una tasa de paro del 30% y ya de 25 a 29 años solo una tasa del 18%. En las últimas décadas ha visto degradados sus derechos laborales y no perciben rentas suficientes, son ya uno de los sectores más precarios de la sociedad. Esta situación se puede revertir llevando a cabo la redistribución de la riqueza, poniendo los ingentes recursos del país al servicio de las necesidades populares, creando una Gran Banca Pública y un Fondo Especial de Fomento del Empleo de 100.000 millones de euros con el dinero del rescate bancario, para así poder invertir en empleo productivo y de calidad. Desarrollar la investigación en lugar de promover principalmente el sector servicios, de tal manera que se pueda promover un plan de reindustrialización y modernización del tejido productivo, para fomentar que los jóvenes puedan acceder al mercado laboral con trabajos de calidad. Una de las problemáticas que más afecta a la juventud es el precio de la vivienda, por los altos precios, impidiendo la emancipación de los jóvenes, por eso defendemos que la vivienda este acorde con la media salariar de los trabajadores en España.

Alternativas Sectoriales

Cambio Climático. Nuestro país puede y debe ser una punta de lanza en esta reivindicación, como han demostrado los miles de jóvenes que cada viernes salen a la calle denunciando el cambio climático. Hay que promover que toda esa energía se transforme en fuerza política organizada. Esto es imposible si no se denuncian a los verdaderos culpables: las grandes multinacionales, no el ser humano.

Feminismo. La fuerza y organización del movimiento feminista en España es incontestable. Se han conseguido victorias como el encarcelamiento de los violadores del
caso de la manada o que el 8M es uno de los más
multitudinarios todos los años. Son victorias del
movimiento feminista, pero también de la sociedad de Conjunto. Hemos de seguir luchando por romper el techo de cristal y erradicar una de las principales lacras: la violencia de género. En este campo hemos de promover medidas de concienciación, prevención y acción inmediata. Porque es un problema que antañe a toda la sociedad y si tocan a una nos tocan a todos.

LGTBI. Hoy día los avances sociales y las conquistas del colectivo LGTBI parecen haber roto murallas que jamás se habían atravesado.
El enorme grado de aceptación social es la base sobre la que se sustenta todo lo conseguido: despenalización de la homosexualidad,
despatologización de la transexualidad o la conquista en gran medida de la igualdad con el resto de la sociedad.

Formamos Parte

Estamos aquí